martes, 18 de octubre de 2011

La auténtica justicia social sería que todos tuviésemos la posibilidad de un puesto de trabajo y, en vez de enredarnos en inútiles discusiones de como salvar a los que nos metieron en esta tremenda crísisi económica y social, dedicasemos todas nuestras energías en combinar conocimientos y habilidades en idear un sistema capaz, por fin, de dar respuesta a la necesidad de trabajo por ser como somos y no de donde venimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada